FANDOM


La belleza consiste en encontrar lo que más se ajusta a ti, lo que te queda más natural. Para ser perfecta, tienes que sentirte perfectamente contigo misma: evitar querer ser algo que no eres. Para un diosa, eso es especialmente difícil. Nosotras podemos cambiar muy fácilmente.

–Afrodita a Piper, en El héroe perdido.

Afrodita es la diosa griega del amor, la belleza, el deseo y la lujuria. Su marido es Hefesto, el dios del fuego, aunque le es infiel con Ares, dios de la guerra. Su animal es la paloma, y su contraparte romana es Venus. Es interpretada por Serinda Swan en las adaptación cinematográfica de El ladrón del rayo.

Historia

Nacimiento y boda

Urano

Urano, su padre.

Después de que Cronos desmembró a su padre Urano, y tiró sus restos al océano, su sangre se mezcló con la sal del agua y se solidificó hasta convertirse en una diosa; Afrodita, aunque en algunos mitos también es hija de Zeus y de la diosa Dione. Después de vagar un tiempo por el Mediterráneo, Afrodita, buscando un buen lugar adonde ir, decidió ir a la isla de Chipre. Allí, se encontró con las Horas, las tres diosas de las estaciones. Estas vieron su belleza y dijeron que debía ir al Monte Olimpo a conocer a los dioses. Para ello, la vistieron con un hermoso vestido blanco, una delicada corona dorada, pendientes dorados y un collar dorado, y luego la acompañaron al Monte Olimpo.

Debido a su increíble belleza, Afrodita causó muchos problemas en el Olimpo cuando llegó. Mientras que Zeus, Poseidón, Ares, Apolo y Hermes la querían para sí mismos, discutiendo y compitiendo para ganar su amor. Hefesto no participó en la revuelta y, en cambio, se sentó en las sombras, tranquilo y abatido, sabiendo que su fealdad acabaría con cualquier posibilidad de competir por ella. Las diosas inmediatamente se pusieron celosas de la belleza de Afrodita. Hera, sintiendo que su familia estaba a punto de desmoronarse, estaba decidida a evitar eso, y rápidamente ordenó a los otros olímpicos que se callaran. Ella argumentó que siendo la diosa del matrimonio, ella era la responsable de elegir al mejor marido para Afrodita, y propuso que se casara con su hijo, Hefesto. Ante la protesta de Ares, Hera explicó que una mujer hermosa necesitaba un marido trabajador que la mantuviera en el suelo, y que debía casarse ahora mismo o las peleas nunca terminarían. El mismo Hefesto estaba tan sorprendido que se cayó de su trono. Atenea también estuvo de acuerdo con Hera, señalando que si Afrodita se casara con alguien más, todos los demás dioses masculinos nunca dejarían de pelearse, mientras que sería casi imposible que estuvieran celosos de Hefesto.

Los dioses aceptaron, pues no podrían estar celosos de Hefesto. Además, si Afrodita era infeliz en su matrimonio siempre podía tener un amante en secreto. Afrodita y Hefesto fueron casados en ese mismo momento por Zeus. Más tarde le pediría a su marido que le forjara una faja dorada mágica, lo que la hacía completamente irresistible para cualquier persona que quisiera. Hera la tomaría prestada al menos en una ocasión, para vengarse de Zeus después de una discusión particularmente desagradable o si alguna vez quería algo de él.

Humillaciones de Hefesto

Hefesto1

Hefesto, su marido.

Mientras que Hefesto cumplió su palabra, Afrodita no lo amaba y se mantenía lo más lejos posible de su marido, sin que ellos tuvieran hijos. Poco después de haberse casado, Afrodita comenzó un romance con Ares, el dios de la guerra, que se convirtió en el secreto peor guardado del Monte Olimpo (pues Helios los veía en numerosas ocasiones), siendo Hefesto el único que no lo sabía, posiblemente porque quería creer que su esposa podía amarlo. Tuvo cinco hijos con Ares: Anteros, Deimos, Fobos, Eros, y Harmonía. La falta de parecido con Hefesto hizo a este último sospechar.

Un día, Hefesto fingió partir hacia la isla de Lemnos. Ares y Afrodita se retiraron a la habitación de este último pero fueron encarcelados e inmovilizados por una red de oro irrompible tan pronto como saltaron a la cama. Cuando Hefesto volvió, procedió a llevar al resto de los dioses a su habitación, decidido a humillar a la pareja. Zeus y Hermes encontraron la situación divertida y se unieron rápidamente a la risa contagiosa prolongada de los otros dioses, aprovechando Atenea la oportunidad para burlarse de Afrodita. Finalmente, Poseidón logró recuperarse y pidió a Hefesto que liberara a la pareja. Este aceptó a regañadientes, pero solo con la condición de que Zeus le pagara todos los regalos que había hecho para la dote de Afrodita. A continuación, Poseidón insistió en que liberara a Ares, garantizando que el dios de la guerra pagaría cualquier precio para saldar la deuda. Hefesto estuvo de acuerdo y le pidió 10 vagones cargados de las mejores armaduras, armas y botines de guerra de la fortaleza de Ares. Alcanzado el acuerdo, Hefesto finalmente los liberó a ambos.

En los años siguientes, sin embargo, Hefesto siguió encontrando formas de atrapar y avergonzar públicamente a Ares y Afrodita, como se ve en El ladrón del rayo. Como ya sabía de las infidelidades de su esposa, Hefesto ahora se sentiría con derecho a buscar relaciones con otras mujeres, la primera de ellas, para gran disgusto de Afrodita, fue Aglaia, una de sus tres doncellas. A pesar de la humillación pública, sin embargo, Afrodita continuó sus asuntos con Ares. También tendría romances con los mortales y otros dioses a lo largo de los siglos.

Competencia con Atenea

Afrodita era una diosa popular porque todos querían amor, pero no siempre se llevaba muy bien con los mortales o con los otros dioses. Una vez, tuvo celos de Atenea porque todos alababan sus habilidades de tejeduría. Afrodita no soportaba cuando la atención no estaba posada sobre ella, por lo que le dijo a Atenea que la tejeduría no era nada y que ella podría hacerlo si quisiera. Atenea se lo tomo como un reto, y Afrodita aceptó. Pero Afrodita no sabía absolutamente nada sobre tejer, y nunca había hecho nada con sus manos excepto crear problemas. Mientras que Atenea tejió un hermoso tapiz, de alguna forma Afrodita se las arregló para quedar atrapada entre los hilos de la máquina de tejer, y tuvo que ser sacada de allí por su marido, Hefesto.

La flauta de Atenea

De nuevo, Afrodita tuvo una pequeña pelea con Atenea. En esta ocasión, Atenea estaba muy orgullosa de su nuevo invento: la flauta. Por ello, decidió mostrar su invento en el Olimpo. Sin embargo, no obtuvo la reacción esperada. Es más, el resto de dioses comenzaron a cuchichear y a reír por lo bajo. Cuando preguntó que pasaba, Deméter le dijo que ponía una cara muy graciosa, imitando dicha cara Afrodita para burlarse de ella. Avergonzada, Atenea huyó humillada y lanzó la flauta fuera del Olimpo, maldiciéndola para dar la peor fortuna a la siguiente persona que la tocara, que terminó siendo el sátiro Marsias.

Pandora

Zeus seguía enojado debido a que Prometeo les había dado fuego a los hombres, y buscaba a alguien a quien castigar. Finalmente decidió castigar a todos los mortales por aceptar el regalo del fuego, pero antes debía idear un plan para que después no lo culparan a él por los problemas. Decidió culpar a la familia de Prometeo, más precisamente a su hermano, Epimeteo. Epimeteo no era muy listo, pero antes de que fuera castigado por Zeus, Prometeo le había advertido a su hermano que no aceptara ningún regalo de los dioses. Zeus envió a Epimeteo un regalo tramposo que cuando lo abriera liberaría a un montón de espíritus malignos que causarían toda clases de problemas a los mortales, pero Epimeteo no aceptaba ningún regalo. Exasperado, Zeus consultó a los otros dioses por ideas. Entonces, Afrodita propuso que debía intentar darle algo a lo que ningún hombre podría rechazar, el amor, ya que quizás Epimeteo necesitaba una esposa. Zeus adoro su plan, y bajo la dirección de Afrodita, los dioses crearon a la mujer perfecta.

Hefesto moldeó su cuerpo, Atenea la dotó con inteligencia y curiosidad, y así sucesivamente, mientras que Afrodita le dio encanto y belleza para hacerla irresistible. Fue nombrada "Pandora", que vagamente se traduce como "el regalo de todos" o "la que da todo", y fue enviada a Epimeteo. Cuando la vio, Epimeteo se olvidó por completo de la advertencia de su hermano, pensando que era imposible que una bella mujer como ella formara parte de algún truco, y rápidamente se casaron. Los dioses no fueron invitados a la ceremonia, pero Afrodita le envió una jarra a Pandora. Como estaba dirigido a Pandora, Epimeteo no pudo rechazarlo. Afrodita le dijo a Pandora que no la abriera, pero eventualmente Pandora no pudo resistirse a la tentación. Al hacerlo, Pandora liberó a los espíritus del hambre, la sed, la pobreza, el asesinato, la muerte, los celos, y muchas otros. Sólo Elpis, el espíritu de la esperanza quedó en el frasco y no abandonó a la humanidad. A Afrodita no le importaban las consecuencia, sólo quería probar que el amor podía funcionar donde los otros dioses habían fallado, incluso si ello causaba un desastre mundial.

Hipólito

Después de enterarse de que Hipólito, un príncipe encantador y guapo se había unido a las Cazadoras de Artemisa, mostrando su falta de interés en coquetear con las propias Cazadoras, la diosa Afrodita se enfureció mucho. En consecuencia, cuando Hipólito regresó a casa para visitar a su padre, Teseo, los dos discutieron sobre el matrimonio de Hipólito y el hecho de tener hijos, a pesar de que este último insistió en quedarse con las cazadoras Artemisa. Sin que padre e hijo lo supieran, Afrodita estaba manipulando sus emociones para convertirlas en rabia, lo que provocó que Teseo sacara una espada y matara a Hipólito. Artemisa, sin embargo, logró persuadir a su sobrino Asclepio para que resucitara a su querido amigo con la Cura del Médico, enfureciendo a Afrodita nuevamente. Esta fue a quejarse a Zeus, y el rey del Olimpo consiguió apaciguarles a ella y a Hades, golpeando personalmente a Asclepio con un rayo.

Pigmalión

Pigmalión era un escultor que vivía en la isla favorita de Afrodita, Chipre. Pigmalión no estaba interesado en ninguna mujer de su localidad, debido a que todas ellas eran crueles y rudas: salían con cualquiera que tuviera dinero y una linda carroza, no creían en el verdadero amor, e incluso no creían en que existiera Afrodita. Eso molestó a Pigmalión, ya que él creía que que había alguien perfecto para todos, y principalmente porque estaba orgulloso de la diosa de su pueblo. En su tiempo libre, Pigmalión creó una estatua de marfil a tamaño natural de Afrodita, su ideal de cómo debía ser una mujer. La estatua era tan hermosa, que para Pigmalión las otras mujeres se veían feas en su comparación, y deseaba encontrar una mujer así.

Cuando llegó la Fiesta de Afrodita, Pigmalión fue al templo de la diosa donde le ofreció un gran sacrificio de rosas y perlas, y cómo le avergonzaba admitir que quería casarse con su estatua de marfil, le rogó a Afrodita que le permitiera encontrar a una mujer tan maravillosa y hermosa como ella. Desde el Olimpo, Afrodita oyó su plegaria, y enternecida, se compadeció de él. Cuando Pigmalión regresó a su casa, besó a la estatua de Afrodita, y para su gran sorpresa, la estatua cobró vida. Después de recuperar la conciencia, Pigmalión le propuso matrimonio, se casaron y tuvieron varios hijos.

Anquises y Eneas

Zeus terminaría culpando a Afrodita por provocar sus numerosas infidelidades con mujeres mortales, ya que eso siempre le causaba problemas y discusiones con su esposa Hera. Por lo tanto, como castigo, Zeus de alguna manera hizo que Afrodita se enamorase de un pastor mortal, Anquises. Totalmente enamorada, Afrodita idearía un plan para acercarse a él: se haría pasar por una criada mortal. Con eso en mente, tomó un buen baño caliente, se puso un vestido sedoso y se roció con perfume floral. Ya preparada, voló a la tierra y caminó hacia Anquises. Asombrado por su belleza, Anquises pronto le propondría matrimonio. Tuvieron una maravillosa luna de miel. Sin embargo, varios meses después, el encantamiento de Zeus finalmente desapareció, para gran sorpresa y vergüenza de la diosa. Tuvo que irse, haciendo que Anquises prometiera nunca revelar quién había sido su esposa.

Posteriormente, Afrodita crió a su hijo semidiós Eneas hasta que cumplió cinco años, después de lo cual ella lo llevó de vuelta a su padre. Cuando Anquises se hizo más viejo y menos cuidadoso, dejó escapar que la madre de Eneas era en realidad Afrodita y, como castigo, a Anquises le golpeó ligeramente el rayo de Zeus, hiriendo sus piernas. Eneas crecería y se convertiría en un gran príncipe de la ciudad de Troya, participando en la Guerra de Troya de 10 años, y luego navegando a Italia, convirtiéndose en el primer líder de un nuevo pueblo, que se llamaban a sí mismo los romanos.

Adonis

Mirra, una princesa griega, se negó a adorar a Afrodita, por lo que la diosa la castigó. El castigo consistió en que se enamorara y sedujera a Cíniras, su propio padre. Cuando se dio cuenta de lo que hacía su hija, Cíniras enfurecido la persiguió cuando iba desnuda con una espada, amenazando con matarla. Sin embargo, Afrodita se compadeció de la mujer y la transformó en un árbol de mirra.

'Birth of Adonis', oil on copper painting by Marcantonio Franceschini, c. 1685-90, Staatliche Kunstsammlungen, Dresden

El nacimiento de Adonis.

Nueve meses después, el árbol se abrió, revelando a un bebé en su interior. Debido a su apretada agenda, Afrodita eligió a Perséfone para que le ayudara a criarlo. Ambas diosas se turnaron para criar al niño (a quien Afrodita llamó Adonis), y lo arrastraban de un lado a otro entre la guarida secreta de Afrodita en Chipre y el Palacio de Perséfone. Con el tiempo, se convertiría en un joven increíblemente guapo, el hombre mortal más guapo del mundo. Como resultado, ambas diosas se enamoraron al instante de Adonis y comenzaron a pelearse por él. Al no poder llegar a un acuerdo, las dos diosas llevaron a Adonis al Monte Olimpo, donde Zeus decidió que sería mejor para Adonis pasar un tercio de cada año con cada una de las diosa, y pasar el último tercio con él.

Durante el tiempo que pasó con Perséfone, Adonis tenía que esconderse en los armarios y debajo de su cama cada vez que Hades entraba a su habitación, ya que este último no sabía nada sobre el amante secreto de su esposa.

Por un tiempo, Adonis y Afrodita fueron una pareja feliz y tuvieron una hija semidiosa, Beroe. Sin embargo, un día, mientras cazaba en el bosque, Adonis se encontró con un feroz jabalí (probablemente colocado allí por un celoso Ares) que lo apuñaló con sus colmillos. Afrodita, devastada, convirtió su cuerpo en rosas y anémonas de color rojo sangre.

Guerra de Troya

Todos los dioses y diosas fueron invitados a la boda de Peleo y Tetis (que luego serían padres de Aquiles). Pero Eris, diosa de la discordia, no fue invitada debido a su naturaleza problemática. Enojada, Eris apareció en la fiesta con la Manzana de la Discordia, una manzana dorada con la palabra kallisti (‘para la más hermosa’ o ‘para la más bella’) inscrita, que arrojó entre las diosas provocando que Afrodita, Hera y Atenea la reclamasen para sí, iniciándose una riña. Zeus, para no tener que elegir entre las diosas, puesto que una era su esposa y la otra su hija, encargó ser juez a Paris. Entonces Hermes le transmitió al desventurado Paris, príncipe de Troya, que tendría que elegir a la más hermosa. Cada una de las tres diosas intentó sobornarle para que la eligiera: Hera le ofreció poder político, Atenea le prometió destreza militar, y Afrodita le tentó con la mujer más hermosa de la tierra, Helena. Siendo Paris un joven apasionado, y aunque no se sabe cuánto tiempo meditó sobre la cuestión, terminó por conceder la manzana a Afrodita, raptando luego a Helena y provocando así la Guerra de Troya.

Percy Jackson y los Dioses del Olimpo

El ladrón del rayo

Se menciona que Afrodita le es constantemente infiel a su marido Hefesto, con Ares (y con mortales, a juzgar por todos sus hijos semidioses). A su vez, Hefesto coloca trampas para tratar de avergonzarla delante de los otros dioses, en una de las cuales Percy y Annabeth quedaron atrapados mientras intentaban recuperar el escudo de Ares en un parque acuático abandonado. Percy también encontró la bufanda de Afrodita, la cual Annabeth le arrebató de las manos antes de que pudiera quedar embriagado por el perfume.

La maldición del titán

Cuando Percy visita el ático de la Casa Grande para ver el Oráculo, ve la bufanda de Afrodita, y se pregunta por qué Annabeth la había dejado allí en vez de tirarla a la basura. Más tarde, Percy se encuentra con Afrodita y Ares fuera de la Chatarrería de los Dioses en el desierto. Afrodita le expresa su interés en su vida amorosa, diciéndole que su deseo de salvar a Annabeth era muy lindo. También le dice que no iba a hacer su vida amorosa fácil, y le revela que ella fue quien le dio la camiseta envenenada con sangre de centauro a Connor y Travis Stoll para que Phoebe no estuviera en la misión y Percy sí. También se le ve durante la votación en el solsticio de invierno de si los dioses debían desintegrar o no a Percy y Thalia. Al final la diosa vota por no matarlos.

La Batalla del Laberinto

Cuando Percy aterrizó en la isla de Ogigia, se encontró con Calipso, y pensó que ella era más bella que Afrodita, pero no se atrevió a decirlo en voz alta por temor a ser liquidado por la diosa. Más tarde, cuando Hefesto fue a la isla para preguntarle a Percy si quería irse, le aconsejó que tuviera cuidado con el amor debido a la falta de lealtad de su esposa. Percy asumió que Afrodita le hizo aterrizar en Ogigia para hacer su vida amorosa más interesante porque "le gustaba", aunque más tarde se enteró de que fue Hera quien le había enviado a Ogigia.

El último heroe del Olimpo

Cuando Annabeth es elegida para ser la arquitecta oficial del Olimpo, Afrodita, junto con Apolo, le dice que debería haber muchas estatuas de ella.

Los héroes del Olimpo

El héroe perdido

Afrodita reclama a Piper McLean como su hija poco después de su llegada al Campamento Mestizo. Le otorga a Piper su bendición, con maquillaje permanente, un bonito peinado y un vestido sin mangas con pulseras de oro; y más tarde se le aparece en un sueño. En el sueño, le dice a Piper que su verdadera enemiga es Gaia, y también le revela que se considera a sí misma como la diosa más poderosa, pues el amor es capaz de doblegar a los dioses; y antigua, ya que nació de Urano. También le dice a Piper que realmente amaba a su padre, Tristan, y lo entendía lo suficientemente bien como para no revelarle su verdadera naturaleza. Después de la charla, Afrodita le da a Piper, junto con sus amigos Leo, Jason, y el entrenador Hedge nueva ropa y una bolsa con suministros.

La Marca de Atenea

Afrodita/Venus aparece en un parque frente a Annabeth, Piper y Hazel, y les invita una taza de té para advertirles de que las peleas entre los dioses contra sus contrapartes romanas; pero que ella no es afectada pues sus atributos griegos y romanos son los mismos. También les dice que una vez se les apareció a Reyna y Jason en otra misión, y que al hablar a solas con Reyna le contó acerca de su futuro en el amor pero que salió confundida y sin hablar con él de su conversación (lo que le preocupó a Piper).

La sangre del Olimpo

Cuando Reyna, con la ayuda de seis pegasos, finalmente logra colocar la Atenea Partenos en la colina del Campamento Mestizo, una luz dorada ondea en el suelo, filtrando calor en los huesos de los semidioses griegos y romanos y curando a todos los compañeros olímpicos de Afrodita de la división y conflicto de personalidades. Como resultado, Afrodita llega rápidamente a Atenas para participar en la batalla final con los gigantes. Ayuda a su hija Piper a pelear y matar a la gigante Peribea (Afrodita flotaba a su alrededor en una nube esparciendo pétalos de rosa en sus ojos), después de lo cual Hades envía su cuerpo destrozado de vuelta al Tártaro.

Las pruebas de Apolo

Laberinto en llamas

Piper McLean menciona a la diosa del amor cuando habla sobre las razones de la ruptura con Jason.

Personalidad

Afrodita es astuta, coqueta y seductora, y puede llegar a ser muy temperamental, aunque a la vez es dulce, cariñosa y apasionada, con una fuerte fe en el amor. A parte, es bastante desleal con su marido Hefesto, al que engaña en numerosas ocasiones, siendo Ares la aventura más destacada. Por lo general es muy benevolente y suave con aquellos a los que favorece (como Pigmalión y Adonis en Percy Jackson's Greek Gods), y se preocupa profundamente por sus hijos, así como también por los padres mortales de estos. Sin embargo, muestra profundo rencor y castiga severamente a los que le faltan el respeto, o a los que tienen nociones "pervertidas" del amor, como Narciso y el asexual Hipólito. El ejemplo más famoso de todos es Mirra, quien se negó a adorar y respetar a Afrodita, y como resultado la diosa la maldijo para que se enamorase de Cíniras, su propio padre. Cíniras, enfurecido, quiso matarla, pero Afrodita se compadeció de ella, y la transformó en un árbol de mirra.

Siendo la representación del amor, normalmente considerado uno de los sentimientos humanos más poderosos; Afrodita tiene una gran percepción de las emociones mortales, así como de la naturaleza mortal por extensión. Es casi imposible estar en desacuerdo con ella. También se muestra que tiene un buen carácter y es alegre, viendo el lado positivo de la mayoría de las situaciones, si no todas.

A pesar de su lado oscuro, Afrodita también puede ser gentil y amable incluso con aquellos que inicialmente la ofenden y provocan su ira, como se ve en la forma en que finalmente se compadeció de Mirra y la protegió de la ira de su padre.

Apariencia

La mujer se volvió más y más hermosa, como si su imagen se estuviera ajustando a los pensamientos de Piper, aproximándose lo máximo posible a su ideal de belleza.

Piper, en El héroe perdido

Como diosa de la belleza, su verdadera apariencia es desconocida, pues Afrodita se aparece ante los demás según lo que ellos deseen ver. En Percy Jackson's Greek Gods, se reveló que Afrodita cambiaba su aspecto para atraer a cada persona que la miraba. En La maldición del Titán, Afrodita es descrita usando un vestido de satén rojo, cabello encrespado en una cascada de rizos, maquillaje perfecto, ojos deslumbrantes como piscinas de agua de manantial, y una sonrisa que habría iluminado el lado oscuro de la luna.

Era elegante sin pretenderlo, refinada sin esfuerzo, deslumbrante sin maquillaje.

Piper, en El héroe perdido.

Su belleza era tal, que Percy se olvidó momentáneamente de donde estaba y de cómo hablar de forma coherente. También señaló que cuando sonreía, parecía una mezcla de Annabeth y una actriz de televisión con la cual había tenido un crush en quinto grado.

640px-AphroditeGG

Afrodita, en Percy Jackson's Greek Gods.

En El héroe perdido, cuando Piper la vio por primera vez, llevaba el cabello largo hasta los hombros, tenía un cuello grácil, rasgos perfectos, y una figura increíble escondida en sus pantalones vaqueros, y un top-blanco como la nieve. Piper también señaló que Afrodita era diferente a las otras mujeres hermosas que había visto. Sin embargo, no pudo determinar el color exacto de su cabello y ojos, ya que su aspecto cambiaba mientras la observaba. En La Marca de Atenea, Afrodita se apareció ante Annabeth como una mujer increíblemente hermosa con rizos chocolate y ojos que brillaban juguetonamente, pasando del verde, al azul, y al ámbar. Estaba vestida como una belleza sureña, y su rostro era difícil de describir ya que sus rasgos parecían pasar a los de una estrella de cine glamurosa a otra, cada vez más hermosa. Irracionalmente, Annabeth se sintió celosa de Afrodita, porque ella siempre había querido tener el cabello oscuro para que la tomaran más en serio.

Habilidades

Había conocido en persona a Afrodita, diosa del amor, y sus poderes me habían dado más miedo que el mismísimo Ares.

Percy sobre Afrodita, en La maldición del Titán.

Afrodita es la diosa más antigua de todos, y es muy poderosa, superando a muchos otros dioses. En parte, se debe a que según sus propias palabras, "el amor es capaz de poner de rodillas hasta a los dioses". 

  • Amoquinesis: Como diosa del amor, tiene el control absoluto y la autoridad divina sobre el amor y el deseo. Puede despertar amor y pasión en los demás, tanto en los mortales como en los dioses. Las únicas diosas que tienen inmunidad parcial a Afrodita son Artemisa, Atenea y Hestia.
    • Explosión de amor: Como se ve en Percy Jackson's Greek Gods, Afrodita cuando está enfurecida puede generar explosiones de energía de amor rosa, que son lo suficientemente destructivas como para destruir instantáneamente el techo de su palacio y dejarlo con escombros,
  • Cloroquinesis: En Percy Jackson's Greek Gods, se menciona que crecían y florecían magníficas flores por donde caminaba. Más tarde, transformaría el cuerpo de su amado Adonis en rosas y anémonas de color rojo sangre. En La sangre del Olimpo, mientras ayudaba a Piper a luchar contra Peribea, Afrodita arrojó numerosos pétalos de rosa a los ojos de la Gigante al tiempo que animaba a su hija.
  • Manipulación de nubes: En La sangre del Olimpo, mientras ayudaba a Piper a luchar contra Peribea, Afrodita flotaba a su alrededor en una pequeña nube blanca.
  • Belleza y encanto: Afrodita puede cambiar su aspecto a voluntad, en función de la percepción de belleza de la persona en la que está en presencia.
    • Maldiciones relacionadas con la belleza: Como se muestra en Percy Jackson's Greek Gods, Afrodita maldijo a las mujeres de Lemnos con un hedor tan terrible que ninguno de los hombres podía estar a una distancia menor de 15 metros de ellas.
  • Embrujahabla: La voz de Afrodita tiene un efecto fascinante, capaz de influir en las emociones de los demás, y hacer que estos hagan lo que les ordene. Su embrujahabla es mucho más poderoso que el de su hija, Piper.
  • Francés: Afrodita habla con fluidez el francés, ya que es el lenguaje del amor, según los hechos ocurridos en El héroe perdido.
  • Agudeza visual infalible: Afrodita posee una visión microscópica, como lo demostró al ser capaz de ver errores en su maquillaje que Percy no podía ver, en La maldición del titán.
  • Deseo: Como la diosa del amor y la belleza, Afrodita es la personificación de todo deseo y satisfacción, y por lo tanto tiene plena autoridad sobre ello.
  • Deformación de la realidad: Afrodita también fue capaz de hacer que una hermosa estatua de marfil de Pigmalión cobrara vida, demostrando que puede manipular la realidad en sí en gran medida. En Percy Jackson's Greek Gods, demostró aún más esta habilidad al conjurar una caja de palisandro para Psique de la nada, y luego crear varias ilusiones ópticas de personas necesitadas, que, sin embargo, no lograron distraer a Psique.
  • Control de animales: Afrodita parecía tener un alto nivel de control sobre los animales, particularmente la paloma, que es sagrada para ella. En La sangre del Olimpo, hizo que las palomas se alzaran de la nada y revolotearan en la cara de Peribea cada vez que la Gigante intentaba atacar.

Atributos

Como se mencionó en los Percy Jackson's Greek Gods, Afrodita tiene un gran número de atributos:

  • El más importante de todos, era un magnífico corsé de oro, que hace que cualquier mujer que lo lleve resulte absolutamente irresistible para los del sexo opuesto.
  • El fruto sagrado de Afrodita es la manzana (más como resultado del juicio de París con la manzana de la discordia).
  • Sus flores sagradas son la rosa y la anémona (las que florecieron desde la sangre de Adonis).
  • Una de sus plantas sagradas es la lechuga.
  • Las perlas eran también los atributos de Afrodita, ya que nacen en el mar, al igual que la propia diosa.
  • Sus animales sagrados son la paloma, el gorrión, el cisne, el delfín, la liebre y el ganso.
  • Otros atributos o símbolos son el espejo y la concha de vieira.

Asistentes

Afrodita también tiene numerosos asistentes leales, entre ellos destacan:

  • Eros, su hijo y contraparte masculina.
  • Himeneo, el dios de las ceremonias matrimoniales.
  • Ganimedes, el dios del amor y el deseo homosexuales.
  • Las tres gracias: Aglaia, Eufrósine y Talia.
  • Los Erotes, dioses del amor alados en miniatura y acompañantes del dios Eros.

Venus

Venus es el aspecto romano de Afrodita. Tiene hijos o descendientes en el Campamento Júpiter, cerca de San Francisco, incluyendo a Michael Kahale. Los griegos imaginaban a Afrodita como un ser apasionado y sensual. Sin embargo, los romanos imaginaban a Venus como la antepasada divina de su cultura. Aparte de este hecho, las formas griega y romana permanecen iguales a diferencia del resto de los dioses, y la causa es que el amor es universal.

Hijos

Aunque está casada con Hefesto, Afrodita le es infiel con muchos dioses y mortales, siendo Ares su favorito.

Hijos inmortales

Pareja

Hijos
Adonis Beroe
Ares Anteros, Deimos, Fobos, Eros (dependiendo del mito), Hímero, Harmonía
Dioniso Príapo, Himeneo
Hermes Hermafrodito, Tique (dependiendo del mito)
Poseidón Herófila, Rodo (dependiendo del mito)

Hijos mortales

Pareja

Hijos
Sr. Tanaka Drew Tanaka
Desconocido Lacy
Desconocido Mitchell
Sr. Beauregard Silena Beauregard
Tristan McLean

Piper McLean

Sr. Diaz Valentina Diaz
Sr. Kahale Michael Kahale (Venus)
Anquises Eneas
Winton Dean James Dean

Reclamo

Afrodita es la única diosa que reconoce a sus hijos por medio de una bendición. Cuando reclamó a Piper McLean, le dio un precioso traje sin mangas blanco que le llegaba a los tobillos, con un escote en pico que según Piper "tan bajo que resultaba de lo más bochornoso"; unos delicados brazaletes de oro rodeando sus bíceps, un intrincado collar de ámbar, coral y flores de oro en su pecho, maquillaje permanente mágico y su cabello estaba perfecto: exuberante, largo y de color chocolate, trenzado con cintas doradas a un lado de forma que le caía sobre el hombro. Se desconoce cómo sería la versión masculina de esta bendición.

Película

El ladrón del rayo

Afrodita se ve muy brevemente durante una reunión del consejo olímpico, cuando Percy Jackson devolvió el Rayo Maestro a Zeus en el Monte Olimpo.

El mar de los monstruos

En una cafetería cercana al edificio Capital, un dios en el cajero automático está tratando de convencer al espectador de que compre una tarjeta Afrodita Express.

Trivia

  • Afrodita también es conocida como la "Señora de las Palomas", siendo la paloma una de sus aves sagradas.
  • Algunos mitos afirman que sus padres eran Urano y Talasa, la primordial del mar. Según estos mitos, cuando los restos de Urano cayeron al mar, Talasa quedó embarazada y luego dio a luz a Afrodita desde el mar. Esto, sin embargo, no se menciona en Percy Jackson's Greek Gods.
  • El planeta Venus fue nombrado así por su contraparte romana.
  • La palabra "afrodisíaco" deriva de su nombre.
  • Afrodita tiene un cinturón (dado a ella por su marido, Hefesto) que la hace parecer aún más hermosa. Hera lo tomó prestado una vez para seducir a Zeus para distraerlo de la Guerra de Troya.
  • Muchos asumen que Afrodita es la olímpica más antigua, pues surgió de los restos de Urano. Sin embargo, nunca se especifica en que momento surgió de la espuma del mar. En Percy Jackson's Greek Gods, Afrodita surgió del mar después de que nacieron Zeus y sus hermanos, cuando comenzaron a gobernar el mundo desde el Monte Olimpo.
  • Nació de Urano, como el resto de titanes. A pesar de esto, es una diosa y no una titánide.
  • La habilidad de cambiar de forma de Afrodita se ha enfatizado más que la de otros dioses.
  • Algunos mitos dicen que Afrodita se divorció de Hefesto, y se casó con Aglaya, la más joven de las tres Gracias.
  • Su equivalente nórdico sería Freya.
  • A pesar de ser la diosa del amor, Afrodita puede participar en el combate, como mostró en la batalla final entre los dioses, los héroes y los gigantes. Tiende a usar su magia o poderes de seducción para hacer esto, pero también es capaz de cambiar a combate directo si es necesario.
  • Afrodita estaba casada con Hefesto, pero no se casó con el por voluntad voluntad propias. Razón por la que tuvo, y aún tiene, relaciones con otros hombres.
  • Afrodita y su hijo Eros (Cupido) a menudo se unían para hacer que Zeus se enamorara de las mortales (como Europa). Por ese motivo, Zeus decidió vengarse de Afrodita.
  • A Afrodita no le gusta Scarlett Johansson, según Apolo.
  • El arte griego temprano representaba a la diosa desnuda.
  • Afrodita estuvo presente en la boda de Cadmo de Tebas y la diosa Harmonía, su hija. Como regalo de bodas, Afrodita le dio a Harmonía un collar que trajo el desastre y la desgracia a las generaciones posteriores y aquellos que lo poseían. Se dice que el collar estaba maldito.
  • No se ve afectada por su forma romana, al igual que Némesis.
  • Afrodita es conocida por haber recibido la Manzana Dorada ‘para la más bella’, de parte de Paris.
  •  Afrodita es la única diosa que no es hija ni hermana de Zeus. Sin embargo, se dijo que Zeus la adoptó, y algunas historias se dice que es hija de Zeus y Dione.
Dioses
Percy-Jackson-characters-percy-jackson-and-the-olympians-29657061-461-738
Tres Grandes:
Zeus | Poseidón | Hades
Dioses Olímpicos:
Zeus | Hera | Poseidón | Hades | Deméter | Hestia |
Atenea | Ares | Hefesto | Afrodita | Artemisa | Apolo | Hermes | Dionisio
Dioses menores:
Hércules | Hebe | Pan | Anfítrite | Circe | Iris | Jano | Morfeo | Hécate | Tritón | Calipso | Perséfone
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.